SUSANA

 

Empecé con 18 añitos en el mundo de la hostelería,  recuerdo que fue el verano más duro que he vivido hasta día de hoy. No es que se me diera muy bien, realmente era un desastre pero aguanté con tal de conseguir mi objetivo que era poder independizarme.

Una vez lo conseguí llegue aquí a Tarragona donde empecé a estudiar y continuar trabajando. Con el tiempo empecé a disfrutar  y a exigirme cada vez más como camarera, descubrí lo mucho que me gusta tener trato con las personas.

Y entonces conocí a Quintin, Ana y su equipo. Yo trabajaba en un bar cerca de su restaurante. Eran ese tipo de clientes que me alegraba ver entrar por la puerta cuando venían los viernes y sábados. Entable muy buena relación con ellos y descubrí la familia que se esconde detrás.

Un  día Quintin me propuso un cambio muy importante para mí y que me hizo muy feliz empezarlo, sabía que iba a estar muy bien y no dudé en aceptar poder trabajar codo con codo con todos ellos

Para mi trabajar en AQ es un orgullo y un paso muy grande en mi aprendizaje.