MÉXICO

  • Blog

Volvemos de México tras 12  días por el país   con una sonrisa en la cara.

 

México nos ha robado el corazón, hemos visitado Ciudad de México (le han cambiado el nombre,  ya no es México DF), Mérida, Tulum   y Cancún. 

 

Hemos ido a las luchas, hemos conocido la cultura Maya, hemos visitado Mercados de comida y de artesanía, las playas, hemos callejeado y por supuesto hemos comido y bebido muy bien.

 

La verdad es que ha sido un viaje muy gastronómico (como no podía ser de otra manera).  Nuestros amigos y socios de Frida  (Leo y Gina) han sido nuestros guías por el país y gracias a ellos, nos hemos podido adentrar como es debido.  Ha sido un lujo poder viajar con ellos.

 

Maíz, frijoles y chiles han sido la base de lo que hemos comido por las calles del país, pero nos ha sorprendido la variedad de frutas, verduras, dulces y bebidas.

 

Tacos de cabeza, de suadero, al pastor,  arrachera, carnitas, cochinita pibil, elotes, esquites, marquesitas, zumos, frutas increíbles,  pulque, buñuelos, tequila, mezcal, cócteles y una infinidad más de propuestas que me dejo...

 

Visitamos Pujol un restaurante Top, aunque nos quedamos con todos los desayunos, comidas y cenas que hicimos por el país, desde un mercado, un puesto callejero, una parada en medio de la carretera o un restaurante más sencillo.

 

Un país lleno de contrastes, hay mucha riqueza y también pobreza, nos ha sorprendido ver a niños trabajar o pedir por la calle. Y al lado ver una limousine Hammer con una niña celebrando sus 15 años en un alarde de demostración de riqueza al más puro estilo americano.

 

Nos ha sorprendido la amabilidad de la gente, desde cualquier persona a la que preguntamos en la calle, o en cualquier puesto callejero, y por descontado a las  personas que nos han atendido en restaurantes y tiendas.

 

Nos hemos traído Moles, chiles, chocolate, chapulines, canela... tranquilos, no nos vamos a convertir en un restaurante Mexicano, para esto ya  está Frida que lo  hacen muy pero que muy bien, pero nuestra cocina se va a enriquecer como en todos los viajes que hacemos.

 

Dar las gracias a las familias de Leo y Gina por recibirnos con los brazos abiertos, estamos en deuda, os esperamos aquí.

 

Ana y Quintín.